domingo, 24 de noviembre de 2019

El mensaje de Julia

Imagen de pixabay.com

Voy al colegio a recoger a Julia. Cuando vamos caminando por la calle me dice:

―Margarita opina que nos importan demasiado las cosas materiales. Y que deberíamos cuidar más nuestro interior.

Margarita es la profesora de Julia.

―Sí, en realidad somos espíritus en el mundo material
(1) que nos rodea.

―¿Qué son los espíritus? ―Me pregunta. Tras unos instantes de silencio le respondo:

―Los espíritus son nuestra esencia, lo que hay dentro de nosotros. El cuerpo es solo la cáscara y el espíritu lo que hay en el interior de la cáscara.

Julia me mira con su mirada curiosa y me vuelve a preguntar:

―¿Y los espíritus pueden volar?

―Sí, pero solo cuando dejamos de tener miedo. En ese momento nuestros espíritus muestran todo su esplendor y nos hacemos aves sobrevolando el suelo, así sin miedo
(2) todo es posible.

Julia calla durante unos instantes, pero después rompe el silencio tarareando:

―Que unan sus voces y lleguen al sol, en ellos está la verdad…
(3) 

―¿Qué cantas?

―Una canción que nos ha puesto Margarita. ―Entonces recuerdo la canción de José Luis Perales.

―Ah sí, es la canción 
Que canten los niños. Tiene un mensaje muy bonito.

―¿Cuál es el mensaje?

―El mensaje es que los niños y las niñas tenéis muchas cosas importantes que decir y que por eso debéis cantar para que los adultos os escuchemos.

Julia me sonríe y entonces me dice:

―Yo creo que los espíritus son de todas las formas y colores, aunque no los podamos ver. Tienen alas y vuelan por el cielo como los pájaros cuando los niños cantamos. Pero hay muchos niños que no cantan porque creen que no tienen a nadie que los quiera y están muy tristes. Me gustaría decirles a esos niños que hay un espíritu muy grande, inmenso que nos quiere a todos muchísimo y nos hace compañía todo el tiempo. Por eso nadie está solo nunca. ¿verdad?

Me quedo perpleja mirando a Julia que con sus siete años me acaba de hablar de tal modo. <<Que canten los niños, que canten, que canten>> pienso asintiendo con la cabeza, sin poder pronunciar palabra.



****
Este relato ha sido creado incluyendo tres frases de tres canciones diferentes: 

(1) "Somos espíritus en el mundo material" (Spirits in the material world, The Police) youtu.be/BHOevX4DlGk

(2) "Y nos hacemos aves, sobrevolando el suelo, así, sin miedo" (Sin Miedo, Rossana) youtu.be/tKiTgW8BBDI

(3) "Que unan sus voces y lleguen al sol" (Que canten los niños, José Luis Perales) youtu.be/3NDUvuDvRuM



3 comentarios:

  1. Fantástico relato, Cristina. Diría que en las breves líneas del mismo has conseguido mostrar perfectamente esa necesidad trascendente que ha acompañado al ser humano desde el principio de la civilización. Esa idea de "algo más" que, a mi modo de ver, es el motor de nuestros actos. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras David. Personalmente me sorprende que nos cueste tanto creer en lo que no vemos cuando la mayoría de las cosas más importantes no las podemos ver. Siempre pienso en el ejemplo del oxígeno del aire: es imprescindible para vivir y sin embargo ¿quién puede verlo? Saludos!

      Eliminar